lunes, 7 de abril de 2014

CHOCOLATIN CON SORPRESA JACK

Muchas cosas de nuestra infancia hicieron tanta historia y despiertan tanta nostalgia como las colecciones de
muñequitos que el Chocolatín Jack traía como sorpresa. Sin duda son uno de los objetos que más despierta nuestra avidez por el coleccionismo, no sólo por su valor emotivo sino también por la calidad del producto, su terminación y fidelidad con los personajes reales a los que representan. Los muñequitos que la empresa de golosinas Felfort nos obsequia desde los primeros años de la década del sesenta son, sin lugar a dudas, pequeñas obras de arte.

Jack®, la marca registrada por La Delicia Felipe Fort S.A. (Fel-Fort), es un riquísimo chocolatín, con extraño diseño, que trae una sorpresa de regalo. Este chocolatín salió al mercado en 1962 con la novedosa idea de traer en su interior un muñequito de plástico como regalo.

Cohetes, autitos y animalitos fueron los juguetes que ofrecía en su primera época, tratando de imponerse

tímidamente en el gusto de los infantes.

Antes de que comenzaran las famosas colecciones, que cada año cambiaban en las "publicidades catálogo" de la revista Anteojito, existió un periodo de prueba con otro tipo de muñequito" y de material". En 1967, se presentó una colección de jugadores de fútbol, en "plástico quebradizo" y cuyo tamaño era la mitad de los finalmente conocidos.

Al año siguiente se intentó realizar las mini esculturas en "goma", pero rápidamente fue cambiado por un "plástico blando, irrompible. Estas colecciones, que contenían animalitos y la serle de Hijitus, se convirtieron de la noche a la mañana en las favoritas de los niños y le permitió a la marca quedarse Instalada para siempre como parte de la Infancia argentina.

En 1970, se modificó por última vez el tipo de textura de las sorpresas, siendo el "plástico duro" el material que persistió hasta nuestros días permitiendo que las piezas, pintadas a mano por familias argentinas, no perdieran su color. Su altura aproximada: 3,5 cm.
Además de la "publicidad catálogo", también se publicaba en la revista Anteojito® un póster central para posar los muñecos sobre una especie de maqueta con paisajes o juegos al estilo de "La Oca". Estas láminas se podían retirar sin cargo por Gascón 349, la misma dirección que hoy sigue manteniendo la famosa fábrica de golosinas.


Año tras año las colecciones traían mayor número de sorpresas y quizás su principal atractivo consistía en que estaban basadas en figuras nacionales: personajes de televisión, Titanes en el Ring, creaciones de García Ferré o personajes de Dante Quinterno.
Todo cambió a partir de 1979, ya que en los sucesivos años los personajes animados extranjeros superaron en cantidad a los nacionales.

En 1983 se lanzó otra colección Importante (Superhéroes) de estos muñecos que poco a poco fueron perdiendo protagonismo, tal vez porque los niños que las seguían desde sus comienzos ya no eran tan niños. Pero no sólo el cambio de generación puso fin al éxito del Chocolatín Jack, sino que las mismas sorpresas dejaron de ser Importantes o atractivas.

En la década del '90, se cambiaron las miniaturas por otras sin la calidad a las que nos tenia acostumbrados este producto: figuras planas de payasos y animales, lápidas plásticas con fotos de jugadores de fútbol, autitos y animalitos con ruedas y personajes importados de China, sin ningún interés coleccionable. Pero cuando todo parecía perdido para los fieles consumidores, en 1997 el Chocolatín Jack con sorpresa renació con un nuevo logo y una esperada colección igual a las de antes: mezclados con animalitos importados de oriente aparecían , los Tiny Toon de Steven
Spielberg.
Esta serie de 20 personajes tenia la calidad de las viejas sorpresas y se convirtió en un excelente retorno que el producto merecía, agregando un nuevo sabor: el chocolate blanco.

A fines de la década del 90 el Jack se convirtió en huevo para competir con Kinder. Dentro de una cajita de cartón, además del chocolate (ahora ovalado) podes encontrar figuritas para pegar en un álbum, muñecos de angelitos y una colección de Animaniacs con el tamaño y la calidad de los primitivos Jacks.

En el 2000 conviven el Huevo Jack, cuya sorpresa es un muñeco de goma de mayor tamaño, y el viejo Chocolatín Jack con la nueva colección de los personajes de Cartoon Network.
Luego llegaría la colección de The Simpson, que podían coleccionarse tanto los muñequitos tradicionales que venían en el chocolatín, como unos muñecos más grande que venían en los huevos. La colección fue un éxito y Jack repetiría la experiencia con los muñecos de Supehéroes de Marvel y Dc, de igual forma: muñequitos chicos en los chocolates, muñecos grandes en los huevos.

2 comentarios:

  1. Recuerdo que cuando era niño me encantaba comprar un Jack para ver la sorpresita que me tocaba. Que lindos eran !!! Párrafo aparte te Felicito por la página esta muy buena !!! Saludos , Christian.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi infancia era moneda corriente comprar un Jack o un Topolin y abrirlo con emocion esperando, por ejemplo, encontrar el luchador de Titanes que nos faltaba o un juguete copado. Christian, gracias por tus palabras me dan aliento para continuar con el blog. Saludos!

      Eliminar